En un acto formal celebrado en dependencias del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura se realizó la sesión de constitución de la Comisión Intersectorial de la Región de Antofagasta, órgano que tendrá como misión pronunciarse sobre los planes de administración que presenten las organizaciones de pescadores artesanales al momento de postular a la asignación de una caleta, asimismo será el ente encargado de velar por el cumplimiento de las disposiciones y seguimientos de esta nueva normativa.

La Comisión quedó integrada por el Director Regional de Pesca y Acuicultura, el Director Zonal de Pesca, un representante de la Secretaría Regional Ministerial de Economía, Fomento y Turismo, el Director de la Dirección de Obras Portuarias y el Capitán de Puerto de la zona.

La constitución de la Comisión es el primer paso para la ejecución de una ley que como destacó Luis Llancamil González, Director Regional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA),  “es una gran noticia para los pescadores y pescadoras artesanales de la Región de Antofagasta,  dadas las directrices de las altas autoridades del ramo, quienes nos han encomendado fortalecer la productividad y diversificación de las actividades pesqueras artesanales, de modo de dar un nuevo valor a las actividades procedente de la pesca artesanal las cuales adquieren mayor relevancia en función de los nuevos desafíos que la ley mandata. En nuestra región tenemos 24 caletas y más de 2700 de personas que trabajan en torno a esta actividad; por lo tanto, este instrumento es clave para avanzar junto a las organizaciones de pescadores artesanales a convertir las caletas y asentamientos costeros en polos de desarrollo productivo y económico, sin que pierdan la identidad y valor cultural por el cual hoy son reconocidas”

La nueva Ley de Caletas propicia que SERNAPESCA asigne a un plazo máximo 30 años la destinación de caletas o espacios costeros como polos de desarrollo productivo donde, además de realizar  actividades pesqueras, las organizaciones de pescadores podrán impulsar actividades productivas, comerciales, culturales u otras, vinculadas directa o indirectamente a la pesca, tales como turismo, transformación, pesca recreativa,  acuicultura de pequeña escala, puestos de venta de productos del mar y/o de artesanía local, gastronomía e incluso estacionamientos.